El servicio del cisne: una obra maestra del barroco

Plato y taza del servicio cisne

El primer ministro de Sajonia electoral, el conde Heinrich von Brühl (1700-1763), fue nombrado director de la fábrica de porcelana de Meißen en 1735. El modelador Johann Joachim Kaendler (1706-1775) trabajó bajo su égida, quien se convirtió en un exitoso diseñador de porcelana de su tiempo a través del desarrollo de sus propias formas.

Magníficas decoraciones

En nombre del Conde von Brühl, Kaendler y Johann Friedrich Eberlein (1695-1749) crearon el «servicio del cisne» que consta de más de 2200 piezas en cinco años, entre 1737 y 1742.

Es el epítome de un servicio de porcelana del barroco tardío y el servicio más espléndido que se haya realizado en la fábrica. Como obra maestra de Kaendler, muestra figuras y motivos perfectamente tridimensionales y la decoración no podría ser más elaborada.

La mayoría de los demás servicios de mesa de este período fueron en su mayoría solo pintados, pero no esculpidos. Además de los cisnes, los motivos acuáticos como los dioses del río y las conchas adornan las partes individuales. Además de platos, cuencos y tazas, el servicio cisne también incluye candelabros y soportes para botellas, que se encontraban entre las piezas favoritas del cliente. El servicio solo se produjo una vez en esta forma original.

Desde la Segunda Guerra Mundial se ha distribuido por todo el mundo en muchas piezas individuales. El servicio no solo es un testimonio notable de la cultura de la mesa en el siglo XVIII, sino que también ilustra de manera impresionante la alegría del diseño y la ostentación de las cortes barrocas europeas.

Grabado del Conde Heinrich von Brühl, que está de pie junto a una mesa pequeña.

Heinrich von Brühl encargó el servicio

Porcelana como regalo

Especialmente en el transcurso del siglo XVIII, los servicios de porcelana elaboradamente diseñados eran mucho más que simples vajillas. Los gobernantes barrocos pronto reconocieron los efectos positivos que un servicio de porcelana podía lograr como obsequio diplomático.

Para esta ocasión se prepararon servicios completos de cena, así como magníficos artículos individuales, que se enviaron a familias reales extranjeras o amigas. Eso estuvo lejos de agotar el uso de un servicio de cena.

Con gran entusiasmo, los servicios de porcelana preciosa también se utilizaron como regalo de ajuar para las princesas, con el fin de asegurar una vida acorde con el estatus incluso después de la boda. Además, el efecto publicitario de tal obsequio para la fábrica no debe subestimarse.

Una mesa puesta con el servicio de cisne.

Un regalo de ajuar popular