Estaciones de servicio de autopistas

Firmar al Cloerbruch Rasthof

Con la expansión de la red de autopistas, comenzó una nueva era de viajes. Los conductores y sus vehículos deben estar cómodamente abastecidos. Así surgieron los precursores de las estaciones de servicio actuales.

Autopistas atraviesan el país

Con la apertura de los primeros tramos de autopista a principios de la década de 1930, ya estaba claro que estas nuevas vías no solo debían servir para el transporte de cargas. Se crearon cada vez más kilómetros de autopista, que fueron utilizados por cada vez más usuarios de la carretera. Y no solo por motivos profesionales, sino también para viajes de larga distancia y viajes cortos.

En 1932, el entonces alcalde de Colonia, Konrad Adenauer, inauguró la primera autopista pública, el comienzo de un verdadero boom de la construcción. Por supuesto, no debería quedarse con este primer tramo de 20 kilómetros que conectaba las ciudades de Colonia, Wesseling y Bonn.

Cuando los nacionalsocialistas llegaron al poder bajo Adolf Hitler un año después, continuaron expandiendo la red de rutas a gran escala. Tres años antes, el NSDAP, como partido de oposición en el Reichstag, se había opuesto con vehemencia a tales planes. Ahora están comprometidos con la implementación de la idea, que básicamente existe desde 1922.

La conducción debería convertirse en un deporte popular y no solo reservado para la clase alta rica. Para ello se necesitaban carreteras: carreteras principales y autopistas. Hitler pensó inicialmente en una red básica de 7.000 kilómetros. En 1936, ya estaban terminados 1000 kilómetros y la construcción avanzaba rápidamente.

Una ilustración colorida e idealizada de Robert Zinner de 1938 muestra una carretera con curvas que atraviesa el paisaje.

En 1938, se idealizaron las carreteras

En el Reichsautobahn, sin embargo, no solo debería circular el tráfico de camiones, sino que también deberían estar disponibles para viajeros individuales. El Reichsautobahn se entendió como parte del paisaje. En lugar de desagradables pendientes de concreto, querían caminos que estuvieran hechos para una nueva forma de viajar, «caminatas en automóvil», como se llamaba en ese momento.

La idea fue recibida con entusiasmo. Pero con el creciente uso de la Reichsautobahn y la mayor densidad del tráfico, surgió un nuevo problema: los usuarios de la autopista, ya fueran conductores profesionales o capitanes de recreo, debían recibir combustible para sus vehículos y provisiones de viaje para ellos y sus acompañantes.

Gasolineras con sala de espera

Los conductores deben poder repostar sus vehículos si es necesario sin tener que salir del Reichsautobahn. En ese momento, viajar desde las rutas de larga distancia cómodamente desarrolladas a menudo requería la incomodidad de los viajeros en carreteras rurales llenas de baches para llegar a la próxima bomba de gasolina.

Esto contradecía el objetivo de idealizar a los Reichsautobahnen como «portadores de tráfico de alta velocidad» y utilizarlos con fines propagandísticos. Por lo tanto, se comenzó con la construcción de pequeñas estaciones de servicio improvisadas, que se construyeron con madera utilizando el método rápido. Sin embargo, estos feos cuarteles de tanques pronto fueron reemplazados por nuevos edificios sólidos y atractivos.

Una de las paradas de descanso más antiguas de Alemania: un gran edificio con techo puntiagudo y hastial de madera

Área de servicio de Rodaborn en la A 9 de 1936

Además de la bomba de cerveza, estos nuevos edificios fueron equipados con instalaciones de lavado, baños y teléfonos. Además, había un salón a disposición de los que estaban descansando, donde podían comer los bocadillos que habían traído o comprar tabaco y dulces, bocadillos y refrescos al encargado de la gasolinera.

El prototipo de un edificio nuevo de este tipo se inauguró el 1 de mayo de 1936 en la Reichsautobahn entre Frankfurt / Main y Mannheim. Allí se construyó la primera gasolinera con sala de espera en suelo alemán.

De edificio funcional a estación de servicio de lujo

Las primeras «instalaciones operativas» fueron operadas por la recién fundada Reichsautobahn-Fuel Company, o RAK para abreviar. Cumplieron su propósito, sirvieron como gasolineras y paradas de descanso, pero también podrían utilizarse como talleres de reparación de daños menores.

En términos puramente arquitectónicos, eran edificios contemporáneos estrictamente formales con contornos claramente estructurados. Las construcciones de techo curvas, en forma de ala, que les daban cierta elegancia, eran típicas de su construcción.

Una foto en blanco y negro de 1959 muestra una línea de automóviles en los surtidores de gasolina de una estación de servicio de la autopista.

Tormenta en los surtidores de gasolina en 1959

El siguiente paso, con el fin de hacer sus paradas en las autopistas lo más cómodas posible para los viajeros en automóvil, fue la construcción de gasolineras más grandes con habitaciones para huéspedes. La distancia entre estas estaciones no debe superar los 35 kilómetros.

Pero las necesidades de los usuarios de las autopistas, especialmente de los conductores profesionales que debían recorrer largas y largas distancias, pronto hicieron necesario equipar las áreas de descanso con aún más comodidad y, sobre todo, con alojamiento nocturno.

En 1938 se abrió la primera casa de descanso con el nuevo estándar en el Chiemsee bávaro. Un albergue noble con un fondo de montaña, un embarcadero y una terraza al lago.

La ubicación de este modelo insignia no fue una coincidencia: fue una sugerencia de Adolf Hitler, quien a menudo usaba esta ruta en el camino a su domicilio en la montaña en Obersalzberg.

Planificación hasta el más mínimo detalle

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos tramos de autopistas y estaciones de servicio fueron destruidos por ataques con bombas. Con la rápida reconstrucción de la red, también se reconstruyeron las áreas de descanso. Para ello, el Ministerio Federal de Transporte elaboró ​​un plan de requisitos en el que no solo estipulaba el número de instalaciones de descanso y cisterna, sino también su naturaleza:

Sistema de trafico

Debido al mayor volumen de tráfico, las áreas en las que se construyeron las nuevas paradas de descanso deberían ser unas diez veces más grandes que antes. Si el Reichsautobahnen asumió un requisito de terreno de 1000 metros cuadrados, el plan era ahora de 12 000 a 15 000 metros cuadrados. Se tomaron en cuenta rutas de entrada y salida, plazas de aparcamiento y edificios.

Gasolinera

Si los primeros sistemas de tanques estaban orientados en ángulo con la carretera real, ahora deberían correr paralelos a ella. Eso debería acelerar el reabastecimiento de combustible. La disposición debe ser la misma en todas las áreas de descanso para que los conductores no siempre tengan que reorientarse. Para evitar atascos, los conductores deben repostar en el área de la izquierda y los conductores de camiones en la derecha.

Parada de descanso

También había habitaciones separadas para conductores de automóviles y camiones en el restaurante del área de descanso. El equipamiento de la cocina fue muy importante. Debería diseñarse de tal manera que la avalancha de clientes pudiera gestionarse incluso si llegaran varios autocares al mismo tiempo.

El sistema de tanque moderno y completamente cubierto en el área de servicio de Vogtland

Raststätte Vogtland: ganador de 2004 en la comparación europea ADAC

Zonas de descanso para todos los gustos

Hoy en día, muchas gasolineras y paradas de descanso se han convertido en verdaderos paraísos comerciales, cuya oferta deja poco que desear. En cuanto a gastronomía, ofrecen un amplio abanico desde comida rápida hasta delicias de la región.

La apariencia visual es tan diversa como su gama de productos. La estación de servicio «Dammer Berge» en la A1 cerca de Osnabrück fue construida de manera muy futurista en 1969. La atrevida construcción se extiende por la autopista de un lado a otro y parece un puente habitable.

El área de servicio «Illertal Ost» en la A7 Kempten – Ulm también está fuera de lo común en términos de arquitectura. Con sus torres elevadas, puntiagudas y contundentes y un estilo arquitectónico muy extraño, parece como si el artista poco convencional Friedensreich Hundertwasser fuera el padrino. Este edificio inusual se completó en 1997.

En 2003, se inauguró la primera área de descanso en Europa en la autopista Stuttgart – Munich, que fue diseñada y amueblada estrictamente de acuerdo con los principios de la enseñanza del Feng Shui chino.

Área de descanso construida de acuerdo con la teoría de armonía china del Feng Shui con una estructura de techo curvo

Estación de servicio de Feng Shui Gruibingen en la autopista Stuttgart-Munich